Estudios para ser un diseñador web profesional

La experiencia es un grado, y tener conocimientos sobre una materia y saber aplicarlos a situaciones reales suele ser más importante que conocimientos teóricos que nunca hemos llevado a cabo. Pero es cierto que contar con estudios que aporten una base a esa experiencia, si se realizan antes de tenerla, o que den orden a la gran cantidad de ideas sin sentido que se tienen en la cabeza, si se realizan cuando ya se cuenta con algo de experiencia, ayuda a que un profesional sea más completo y, por lo tanto, más valorado.

El mundo del diseño Web no es una excepción. A pesar de que son muchos los que crecen programando y diseñando pequeños proyectos propios, no todos los que muestran esta destreza llegan de adultos a convertir su pasión en su profesión. Los motivos pueden ser muchos, pero los principales suelen ser un exceso de confianza, falta de orden en los conceptos y ausencia de espíritu de trabajo.

Cuando un adolescente ha pasado muchas horas diseñando páginas Web y escuchando alabanzas de sus familiares y amigos puede caer en el error de que unos estudios reglados no podrán enseñarle nada nuevo y que lo único que harán será matar su creatividad y espíritu libre. Es importante contar con la vocación y las aptitudes necesarias para ser un buen diseñador Web, pero también con la humildad de saber que hay algunas cosas que no se conocen y que algunas personas con más experiencia pueden hacernos mejorar.

Para llegar a ser un diseñador Web profesional será necesario, por lo tanto, contar con algunos estudios que acrediten nuestros conocimientos y sirvan de soporte para la experiencia con la que ya se cuenta. Los estudios más apropiados para conseguir el objetivo de trabajar como diseñador Web es el Grado de Diseño o un Ciclo de Grado Superior en Diseño y Edición Gráfica. Los conocimientos de programación son también muy necesarios para poder diseñar páginas Web, así que combinar los estudios de diseño con los de Informática serían la opción perfecta para obtener una formación completa. Si no puedes cursar ambos estudios, puedes decidirte por aquella parte en la que tengas menos conocimientos, y cubrir con tu experiencia la parte en la que te desenvuelves mejor.

En cualquier caso, las personas que quieran dedicarse al diseño Web de forma profesional deberán conocer distintos lenguajes de programación, saber cómo gestionar bases de datos, saber utilizar diferentes CMS, dominar varios programas de edición de imágenes, contar con conocimientos de diseño vectorial, tener nociones básicas de SEO y ser muy creativo. Pero hay otro rasgo importante que debe tener un diseñador Web, debe ser consciente de que el resultado deberá ser siempre el que quiere o necesita su cliente, a pesar de que su opinión no coincida con la del propio programador.

Por último, un aspecto esencial para cualquier trabajador. Se debe contar con espíritu de trabajo, ser consciente de que lo que antes era un hobby que dejar y retomar al gusto es ahora un trabajo que requiere horas de dedicación y que tiene plazos de entrega. La presión es una de las compañeras de trabajo de los diseñadores Web, que deben saber superarla para ofrecer los mejores resultados en el menor tiempo posible y en condiciones de mucha tensión.

Si después de conocer un poco de la realidad de un diseñador Web profesional aún quieres dedicarte a ello, adelante, desde Zerozero Estudio te animamos a que te formes bien y cumplas tus sueños. ¡Mucha suerte!

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

Ocultar comentarios
...

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!