Por qué necesitas un diseño Web responsive para tu negocio

En los tiempos que corren toda empresa que quiera alcanzar cierta relevancia y cumplir con sus objetivos de negocio debe tener una página Web con la que estar presente en Internet. Los usuarios de Internet son cada vez más exigentes y no pierden el tiempo en páginas que no les interesan o que requieren un cierto esfuerzo por su parte.

En un mundo tan rápido como el actual en el que estamos acostumbrados a satisfacer nuestras necesidades en el momento que surgen, no hay lugar para el error. Si  una página Web no gusta visualmente, o en la que los primeros párrafos no son interesantes o no se ve correctamente, los usuarios saldrán de ella y no volverán.

Según los últimos datos facilitados por el INE, los dispositivos móviles son ya la primera opción que utilizan los usuarios en España para acceder a Internet. El 71,1% de los internautas han accedido en 2014 a Internet a través de sus dispositivos móviles. Y es importante tener en cuenta que por primera vez las conexiones realizadas a Internet en los hogares se realizaron en su mayoría con un dispositivo móvil, suponiendo un 67,2% del total de conexiones.

Si se tienen todos estos datos en mente no es de extrañar que toda empresa que desee tener una página Web competitiva en la que los usuarios se sientan a gusto y decidan regresar deba tener un diseño Web adaptable a todo tipo de pantallas.

¿Qué es el diseño Web responsive?

Se dice que una página Web tiene diseño responsive cuando éste es capaz de adaptarse, cuando no siempre se presenta igual. Una página Web responsiva detecta el dispositivo desde el que se accede a ella y se adapta a él para que pueda verse correctamente, principalmente en función del tamaño y resolución de la pantalla.

Es importante no caer en el error de creer que solamente hay que preocuparse por el tamaño y resolución de la pantalla, es un punto vital pero no el único. El diseño Web responsive debe tener en cuenta también otros factores como las imágenes. El peso de las imágenes no debe ser demasiado grande para reducir tiempos de carga, también es importante ver si una imagen es efectiva en un dispositivo y no en otro, no pasa nada si cada versión de la página presenta una imagen diferente.

Otros aspectos como el tiempo de carga total de la página, el tamaño de la letra y los diseños sencillos son muy importantes. Hay que tener en cuenta que una página con demasiado texto puede resultar difícil de leer en un ordenador, pero en un móvil resultará prácticamente imposible.

Y como consejo final, es aconsejable tener presentes las aplicaciones móviles a la hora de diseñar una Web. Estas aplicaciones están cobrando mucha importancia y gustan mucho a los usuarios, por lo que basar nuestro diseño en el aspecto habitual de una aplicación y apoyar la imagen de marca con una aplicación útil para el sector en el que nos movemos puede ser de mucha ayuda.

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

Ocultar comentarios
...

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!